miércoles, 19 de octubre de 2011

And the winner is...





Y el Óscar a la colcha más votada es para...


¡¡¡¡¡LA NÚMERO 1!!!!! con 11 votos.




En segundo lugar, con 7 votos, la colcha número 3.

En tercer lugar, con 4 votos, la colcha número 4.

Y en el último lugar, con un empate a 1 voto, las colchas 2 y 5.

Espero no haberme equivocado.

Bueno, chicas, pues este fin de semana me pongo a ello.

Muchísimas gracias a todas por haberme ayudado, sois geniales!!! 

Por cierto, si alguna de vosotras no ha llegado a tiempo para intercambiar retalito conmigo, que me avise que aún podemos remediarlo.

Prometo fotitos de los progresos.

martes, 18 de octubre de 2011

Esto es lo que NO debéis hacer:

Agobiaros hasta este punto por la adopción. 


Sí, nos afecta. Y mucho. Es normal, forma parte de nuestra vida diaria aunque creamos que tenemos la mente ocupada con otras cosas. Vamos a trabajar, nos distraemos unas horas, nos surgen problemas, buscamos la manera de solucionarlos, nos relacionamos con amigos, entramos, salimos, participamos en blogs, hacemos colchitas... y creemos que, aunque está presente, día a día conseguimos "dejarlo en un segundo plano y no agobiarnos".  Mentira.

Por lo menos en mi caso. Tenemos otras preocupaciones, sí, pero nuestro subconsciente siempre está ahí, preparado para traicionarnos, para activar una señal en el momento en el que el tarro de nuestra paciencia se llena. Creemos que lo tenemos todo controlado. Incluso cuando en el trabajo tenemos dificultades, damos gracias porque así no pensamos en nuestro proceso. Pero lo único que estamos haciendo, al no reconocer que estamos preocupados, es incitar a ese monstruo que planea sobre nuestras cabezas con garras de  águila y pico de halcón, que acecha a cada segundo, esperando con infinita paciencia la señal del subconsciente. Esa en la que nuestro tarro explota y comienza a lanzar destellos de luz, cual bengala en la noche, informando al monstruo de que no hay mejor momento que ese para atacar. 

Y así, iniciando un descenso vertiginoso, cae con todo su peso sobre nuestro pecho. Con sus garras atrapa nuestro corazón y lo estruja hasta que nos falta el aire, nos sentimos morir, nos convencemos de que no notaremos un sólo latido más... Y creyendo que es el final, acudimos al Servicio de Urgencias. 

Y ahí estuve yo el viernes. Crisis de ansiedad. 

Igual, si alguno de los que me leéis habéis sufrido alguna, diréis que exagero. Pero para mí es la primera vez (y espero que la última). 

Y es cierto que no todo es por la adopción. Si ese fuera mi único problema en la vida... Pero el día a día trae muchas sorpresas y nos creemos héroes y heroínas, y estamos convencidos de que podemos con todo, que con unos minutitos de paz al día podremos afrontar la siguiente mañana... Y aunque un grano no llena el granero, sí que ayuda al compañero (igual esto no es así y me lo he inventado, pero me suena bien, jijiji).

Lo bueno es que estuve taaaaaantas horas en Urgencias, que Marcos y yo tuvimos tiempo hasta de jugar al Trivial y de sacarme esta foto para el blog (gracias Marquitos, la espera fue menos larga contigo).

A día de hoy vivo medio drogada con el lexatin y el enantyum. La presión en el pecho va y viene dependiendo del momento, pero el dolor muscular sigue ahí. Lo que sí puedo decir es que, si antes creía que tenía muy claras mis prioridades, ahora las tengo más. Lo primero soy yo. Y YO así, con mayúsculas. Adoro mi trabajo. Sé que no sería más feliz en otro sitio. Pero MI CASA está por delante. Ahora cierro la puerta de mi clase a las 14:00 horas y toooooooodo se queda ahí dentro. En MI CASA no entran alumnos, ni padres, ni compañeros. En MI CASA entran amigos y familiares. Y no todos. Sólo los justos y necesarios. Y cuando cierro la puerta, en MI CASA sólo estamos los importantes. 

No quiero pasar por ese susto otra vez, no quiero vivir pensando en el mañana sin disfrutar de este minuto, de este segundo. No quiero llorar por los rincones ni vivir al borde de una depresión. No quiero gritar a la gente, estar de mal humor, descargarme con quien no tiene la culpa. Pero tampoco quiero hacer esfuerzos por entender a los demás si los demás no hacen el esfuerzo de entenderme a mí. 

Hoy mi ánimo está un pelín (muy chiquitito) más arriba que ayer. Y así, pelín a pelín, confío en conseguir relajarme hasta el punto de poder vaciar el tarro de la paciencia, dejarlo a cero de nuevo y tener tooooooda una vida por delante para irlo llenando. 

Así que, desde aquí, os invito a sentaros con un folio en blanco delante, escribir vuestras prioridades, plantearos cuáles se pueden conseguir a largo plazo y cuáles a corto plazo. Y, directamente, id a por las metas cercanas. Las lejanas, cuando llegue el momento, se habrán colocado a la cabeza de la lista sin que nos hayamos dado cuenta.

Y sí, yo también soy de las que digo que la teoría me la sé a las mil maravillas. Será por eso por lo que la práctica siempre es más difícil de aprobar...

jueves, 13 de octubre de 2011

Avanzamos con las reformas...

Hace un tiempo comenzamos a reformar la buhardilla. Estaba en bruto y tenía un tabique. En su día, hicimos alguna cosilla, pero acabamos dejándola.

Hace un par de semanas retomamos la tarea. Quitamos todos los escombros de la última vez y nos liamos con el suelo hasta conseguir que todo estuviera al mismo nivel. Ayer comenzamos a poner la tarima y hoy hemos acabado con el rodapié.

Os dejo algunas fotillos para que veáis cómo hemos avanzado.




 

    
 









  



La verdad es que estamos muy contentos con el resultado. Lo hemos hecho nosotros, no hemos llamado a ningún profesional, que conste! Además, estas obrillas ayudan a tener la cabeza ocupada!

miércoles, 12 de octubre de 2011

Luna llena


Esta noche hay luna llena. Esta noche encenderemos una vela roja por vosotros que nos esperáis y por todas las familias que aguardan encontrar la mitad que les falta.














Una creencia china dice que si 100 familias piden el mismo deseo a la luz de la luna llena, durante la cena, con una vela encendida, se concederá el deseo.

Además, se dice que un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper. Sé que el hilo es invisible, pero nosotros hemos hecho nuestra particular adaptación de esta creencia y llevamos un hilo rojo en la muñeca que nos permite estar más cerca de vosotros.

domingo, 9 de octubre de 2011

Mi colcha

Bueno, pues mañana empiezo oficialmente a hacer la colcha de uno de mis peques. Llevo todo el fin de semana dándole vueltas a las telitas porque no sé cómo hacerla. Lo que sí tengo claro es que no me voy a complicar mucho (en principio) porque en mi vida he hecho algo parecido y, además, soy bastante torpe con las manos. Así que coseré cuadrito con cuadrito y listo. Una vez que estén todos cosidos, tengo intención de enmarcarlos con una misma tela, no sé si soy capaz de explicarme. 

Así que, como no puedo decidirme por ninguna de las opciones que he creado, os pongo las imágenes para ver si me podéis ayudar. Se admiten sugerencias, claro!! 

Bueno, pues estos son los 5 modelos que hemos hecho. 
No hemos puesto todas las telas, porque sólo son ideas. Además, las que nos habéis mandado dos telitas distintas, tenéis que tener en cuenta que cada una irá a una colcha.

Ale, a votar!!!

1. Aquí hemos ido alternando claros y oscuros, jugando con los colores fríos y calientes.

2. En esta, hemos comenzado desde los tonos más oscuros hasta los más claritos.

3. Este modelo lo hemos hecho alternando colores oscuros y claros en franjas horizontales.

4. Y aquí, en franjas verticales.

5. En esta, hemos dejado los colores más claritos en el medio, los calientes arriba y los fríos abajo.

viernes, 7 de octubre de 2011

De vuelta...

Bueno, pues después de medio año ausente por estos lares, decido volver.

No sé muy bien en qué momento decidí que necesitaba un descanso de blogs, ni cuál fue la reazón. Tampoco tenía previsto volver un día determinado... simplemente todo ha sucedido así. Y tengo que reconocer que me ha venido muy bien. Parece mentira, pero el tiempo ha pasado deprisa. He vivido con menos agobio, casi sin agobio, de hecho. No sé si por haber desconecta o porque, simplemente, tocaba. 

Y hoy, sin previo aviso, mientras veo el partido de la Selección contra la República Checa, decido reaparecer.

En este tiempo han pasado pocas cosas. El 9 de abril nos informaron de que éramos los primeros en la lista del rango 3-5. Hoy me han dicho que ahora también lo somos para el rango 0-3. Son buenas noticias. Muy buenas, de hecho. Además, hoy he hablado con una compañera de fatigas y me contado que, desde junio han asignado a 7 familias que viajarán el día 18 a por sus preciosidades. Se han hecho muchas más asignaciones, pendientes de juicio aún, pero que la lista haya avanzado tanto en tan poco tiempo quiere decir que estamos cerca. Muy cerca. Y ahora la pregunta es ¿cuánto? 

Con lo tranquila que estaba, y sabiendo que hoy, mañana y pasado (por ser fin de semana) nadie va a llamar para darnos la gran noticia, no dejo de pensar: ¿será el lunes, el martes, la semana siguiente? ¿antes de que acabe octubre? ¿celebraremos unas navidades etíopes? Uff... madre mía!!! Empiezo a ponerme nerviosa. Mientras escribo esto, noto cómo se me forma un nudo en el estómago. Cómo, al final del esternón, tengo un peso profundo, que se va instalando poco a poco. Son nervios. Muchos nervios. Afortunadamente, este año he cogido un nuevo grupo de 3 añitos, comenzamos ciclo, y estos pequeños no dejan muchos ratos libres para "darle al coco", con lo que me medio aseguro 5 horas de desconexión al día. ¡Algo es algo!

En fin... voy a darme un paseo por vuestros blogs, a ver si me encuentro con grandes noticias. Perdonadme si no participo en todos. Además, estoy otra vez a cuestas con la sinusitis y el ordenador no es lo mejor para mis ojillos...