domingo, 24 de enero de 2010

¡Comenzamos!



No sé cuándo ni cómo empezó pero, desde que tengo memoria, he querido adoptar. Reconozco que, en su día, cuando me preguntaban los motivos, no era capaz de responder. Hoy por hoy me vienen frases del tipo: por qué traer niños al mundo cuando ya hay millones que están aquí y no tienen quién los cuide. O todos los niños tienen derecho a crecer en el seno de una familia, a sentirse queridos y a tener la posibilidad de un futuro mejor.

Todas son ciertas sí, pero independientemente de ellas, en lo más profundo de mi ser, allí donde las cosas no responden a la razón ni a la lógica, donde sólo valen los sentimientos y los deseos, una máxima impera sobre todas las demás: las ganas de recibir el amor de un niño y de ser para él una auténtica madre. Existe también la necesidad de volcar en una personita todos tus proyectos, de ver crecer, de responder, de compartir todas los aprendizajes y las experiencias que he acumulado durante tantos años... De formar, en fin, una familia.

Por todo esto, desde los 21 años he ido recabando información sobre adopciones, leyendo blogs de familias que habían adoptado o que estaban en proceso, actualizando los datos de países con los que España tenía convenio y, posteriormente, visitando el departamento de Adopción en Bienestar Social.
Debo decir que todo lo anterior lo fui realizando durante mis años de soltería, por lo que mi estado, unido a la edad, hacían bastante difícil que pudiera embarcarme en esta aventura.

Hasta que, a los 25, conocí al que hoy es mi marido.

En cuanto yo me di cuenta de que nuestra historia tenía todos los ingredientes necesarios para terminar con un buen final feliz, me senté y le conté todo lo que significaba para mí adoptar. Le pedí que pensara si quería formar parte de mi sueño y le dije que entendería que necesitase tiempo (pues él nunca pensó en esto). Al cabo de unos días y de sopesar todos los pros y los contras (y me consta que lo hizo, pues en su personalidad destaca, entre otras cosas, no tomar ninguna decisión a la ligera) aceptó compartir conmigo todos los momentos que este capítulo de nuestra vida quisiera depararnos. Y, entre todas las decisiones que tomamos al respecto, barajamos también la idea de tener un hijo biológico.

Han pasado tres años y medio desde entonces. Tiempo en el que hemos seguido actualizando todos los datos que teníamos y, en el que, por supuesto, hemos aprendido a conocernos mutuamente, a disfrutar el uno del otro, a realizar nuestras escapadas y a delinear nuestros planes de futuro. A casarnos, a bucear en la nueva vida que se adivina después de una boda y a establecer las normas necesarias en la convivencia.

Por eso hemos decidido aumentar esta familia que ahora formamos mi marido y yo con dos precios@s niñ@os de esta maravillosa tierra africana.
De momento, y tras esta extensa presentación, puedo deciros que el próximo martes 9 de febrero, comenzamos con el cursillo de idoneidad.


A ver qué tal se nos da.

10 comentarios:

Yolanda dijo...

Laura, este blog promete.
Gracias por dejar tu comentario y elegir mis fondos.
Te ha quedado precioso.
Un abrazo.

Nieves dijo...

Voy a estrenar los comentarios porque la idea de este blog me parece estupenda.
Todas las parejas quieren tener un hijo biológico, es verdad. Pero también es cierto que existen demasiados niños en elmundo necesitados de una familia, de cariño, de lo más básico. Entonces ¿por qué no adoptar uno o varios?
El hecho de pensar en ello ya demuestra responsabilidad, cultura y, sobre todo, amor a los pequeños.
Deseo que los trámites (que nunca entenderé porque son tan engorrosos) se superen con rapidez. Ya estoy deseando abrazar a esos niños, así que: al ataue, chicos.
Sois una pareja extraordinaria y os merecéis toda la felicidad del mundo.
Os quiero.

Laura dijo...

Yolanda, muchísimas gracias por tu comentario tan positivo.
Tus fondos son maravillosos y prometo recomendarlos a toda la gente que necesite uno.
Un abrazo.

Laura dijo...

Nieves, has acertado de lleno con eso de que hay demasiados niños que están privados del amor de una familia. Nosotros contribuímos con nuestro pequeño grano de arena. ¡Ojalá todo el mundo se animara!
Respecto a los trámites, sabes que te enterarás de primera mano. ¡Tendremos que armarnos de paciencia! De momento, a por el cursillo.

Mar dijo...

Pues ya que lo teneis tan claro a por el cursillo y que pronto tengais la idoneidad. Te añadire en mis blog favoritos.
Besos,
Mar

meriam dijo...

Laurita,
I have just finished reading the blog, and from today it will be part of my favourites.

I remember one afternoon during my visit to Cuenca about 5-6 years ago and you were single. we were having a chat in your parents living room and you told us (your mother and I) that one day you were going to adopt a child (a baby girl:)).
I have to admit that I didn´t take you seriously AT THAT MOMENT.

Today, I´m glad that you kept your dream and I´m very proud to be your friend.
You and Marcos will be the best of parents!

Love!

Laura dijo...

Muchísimas gracias, Mar, por los ánimos.
Ya iremos contando cómo nos manejamos en este mundillo...
Gracias también por agregarnos a tus blogs favoritos. Yo ya te he agregado en el mío.
Besos.

Laura dijo...

Meriam!!!

Thank you very much for your comment!! I was so glad when I read you, but there's a big mistake: it's me the one who must be proud of having a friend, a great friend like you!!

Can you imagine the day when Ayden and my two little kids play together? That will be a great day!

XXX

Anónimo dijo...

Que me tenga que enterar por un pajarito de la existencia de este blog, en vez de por ti.... Me he quedado muy emocionada al leer tu testimonio. No tenía ni idea de que te habías puesto manos a la obra con la adopción. Estoy muy contenta de que Marcos haya decidido acompañarte en este sueño tan especial para ti. Sólo puedo desearos que todos los trámites se lleven a cabo lo más rápido posible y que pronto podáis disfrutar de los pequeños. ¡Ay, qué emoción, Laurita! Espero seguir leyéndote.
Un beso muy grande.
Cris.

Laura dijo...

Ay, nenita! si es que con tantas bajas y tantos golpes, al final ni quedamos ni nada y no he podido contarte! Pero ya veo que te has enterado y eso es lo que importa!Muchísimas gracias por todo lo que has dicho. Espero que nos sigas muy de cerca y podamos disfrutar de todo el proceso!
Besos.