sábado, 19 de febrero de 2011

Mi libro y mis reflexiones


El viernes recibí el cuento "¿Por qué no estuve en la barriga de mamá?", de Silvia Magdaleno e ilustraciones de María José Lacomba. Es un cuento sencillo, de pocas páginas y pocas palabras pero inmensamente rico en significado.

Hace tiempo ya que me pregunto por qué no siento nada. Nada de nada. Sí, es cierto que cada día me levanto pensando si hoy será el día en el que reciba noticias de la ECAI. Si estamos más cerca de Etiopía, si la lista ha avanzado, si... Pero estoy vacía en cuanto a sentimientos. No sé si es un mecanismo de defensa que mi mente ha creado para no caer tan profundo como la última vez. Lo pasé muy mal y es probable que mi cabeza esté evitando llevarme de nuevo a ese estado. Pero me siento taaaaaaaan rara... No sé si es normal, si el resto de compañeras de viaje alguna vez se han encontrado en esta situación, si es un escalón más en esta montaña de sentimientos... Pero miro dentro de mí y no veo nada. Por supuesto las ganas de llegar hasta mis dos tesoros siguen ahí, pero lo veo tan lejano que parece que estoy observando las sensaciones de otra persona.

Al leer "¿Por qué no estuve en la barriga de mamá?" algo ha saltado. Y ese bote es lo que ha hecho que me dé cuenta de que hacía días que la señal que emitía mi corazón era totalmente plana. Y ahora no sé qué debo hacer, qué debo sentir, qué debo pensar... Este libro me ha tocado mucho. Cerré la última página y me quedé unos minutos sentada, pasando la mano por la portada e intentando analizarme y comprenderme... Pero aún no lo he conseguido.

Ha pasado un año desde que comenzamos la adopción y, durante este tiempo, han pasado muchas cosas. Además he conocido a un grupo de amigas, compañeras de aveturas, que son maravillosas y sé que no las cambiaría por nada. Me pregunto cuánto tiempo más voy a tener que seguir esperando y si todo lo que queda por venir es igual de bueno o ahora es tiempo para las malas sorpresas. Supongo que cada vez estamos más cerca y me da miedo pensar que algo se puede torcer, me da miedo que la caja de Pandora se destape y todo este vacío explote convirtiéndose en un aluvión de sentimientos difíciles de manejar. O que no explote y descubra que estoy vacía de verdad.

No sé, supongo que esta nueva fase es la fase de "El miedo a todo y a nada". En cualquier caso, ha sido gracias a este fantástico libro que he recordado que sigo en este mundo de la adopción, que voy a ser mamá uno de estos días, que tendré dos niños preciosos que un día me preguntarán por qué no estuvieron en mi tripa y que ahora dispongo de unas grandes líneas para decirles que son mis hijos del corazón.


8 comentarios:

Ester dijo...

Supongo que esos sentimientos son totalmente normales...yo aún no he llegado a ellos...pero en estos 5 largos años que tengo por delante seguramente me encuentre en tú actual situación más deuna vez...

Este es un camino tan largo y de sentimientos tan profundos que nuestro corazoncito va loco.

Muchos besitos.
Ester

María J. dijo...

Hola Laura, creo que es normal lo que sientes, y en este largo proceso sentirás y dejarás de sentir... así que cuando no sientas intenta vivir la vida con normalidad y olvidarte un poquito de todo este proceso, porque ya vendrán otras rachas de ilusión, de agobios, y muchas más....
Así que tranquila que todo lo que sientes es normal.

Un beso,
María J.

Uge dijo...

Creo que es un mecanismo de auto defensa, a mi me pasó, e incluso hasta que no salió bien el juicio no pude disfrutar al cien por cien.
Besos
Uge

VERÓNICA Y JOSÉ FCO. dijo...

Laura cada una vamos pasando por distintas fases y es super comprensible que te sientas así, cuando no tenemos noticias, cuando pasan las fechas previstas, cuando no sabes qué día será el que te toque a tí, que ves a muchas familias ya con sus hijos,... Todo esto hace que el tiempo pase aún más despacio. Es por eso que mi mecanismo de defensa ha sido tener a mi alrededor cosas que tengan que ver con mi futuro hij@. Compro ropina aunque no le valga, pero sólo el imaginarlo y el disfrute de comprar algo de niñ@ me hace sentir que llegará, me meto en todos los foros posibles donde hay malas noticias pero también estás al tanto de lo que queda mas o menos ya que por la ecai poco nos llega, ves a familias reuniéndose con sus hijos y es cuando te das cuenta que algún día serás tú la que digas SOMOS PAPÁSSSS.NO te vengas abajo porque cuanto más deseas que llegue el día más largo se te va a hacer, ponte fechas lejanas y no te centres solo en eso. Ya sebes que yo firmé un mes después que tú pero sé que tardaré más en viajar, me dijeron que para este verano sin embargo prefiero pensar que será el próximo invierno y así no me agobio cuando vaya llegando. Creo que es lo mejor y aunque difícil es lo que nos mantiene más animadas. Un abrazo fuerteeee.

Esther dijo...

Hola Laura, claro que te entiendo... es la dichosa montaña rusa de la que tantas veces hablamos... y ese mecanismo de defensa que tú tienes ahora es lo que yo llamo: mi muro. Sí, yo también necesito colocar ese muro de contención bien fuerte para que no me haga daño, para sentir sin llegar a sentir del todo, para ilusionarme sin tener luego que desilusionarme... es duro, claro que sí lo sé, pero es lo que nos queda cariño, no hay otra. Este es el camino y todas la que lo pasamos lo sabemos.
Todos los consejos los hemos oído más de una vez, hacer vida normal, no pensar, intentar disfrutar de otras cosas... pero cuando ese día de bajón llega ningún consejo te vale, verdad? pero tienes que ser fuerte, tienes que mirar por tí, ver los días de bajones de difernte forma. Ya sabes que nos tienes para esos días, yo cuando los he tenido no he tenido ganas de escribir pero basta con un sencillo correo para encontrar una sonrisa de alguna loquilla jejeje, así que ese es mi consejo, siempre hay alguien al otro lado Laura que te quiere, que te regala sonrisas, que está ahí.
Un beso fuerte,

Beatriz dijo...

Pues claro que es normal, unos dias estaras arriba, otros abajo y otros en el medio.
Los libros de Silvia estan escritos para nuestros peque, pero tambien para nosotras. Cuando recibi Esperandote estuve llorando dias, cada vez que lo leia me emocionaba. Cuando estaba de bajon volvia a leer la pagina del hilo rojo y asi me animaba.
Sin embargo cuando recibi ¿porque no estube en tu barriga? tenia a mi niña en casa con 5 añitos y loca por leer cada noche el libro, aun cuando la veo mirar las ilustraciones y decirme, ¿mama tu me leias cuentos cuando yo estaba en Etiopia?? me emociono.
Intenta esperar sin ansiedad, disfruta, no sumes los dias de tu espera como hacia yo, restalos, cada dia que pasa es uno menos que te queda para conocer a tus hijos.

Centdesitjos dijo...

Laura, leerte me ha puesto la piel de gallina, a mi me pasa lo mismo que a ti... o sea, que este muro (como dice Esther) yo también lo tengo, ese pensar que no va conmigo, ese no ver nada... pero no podemos dejar que nos gane la partida esa autodefensa que nos ponemos... nos podemos permitir estar de vez en cuando un poco de bajón, vale, pero venga, ya está!! Muchos ánimos y un abrazo muy grande guapísima!!

Samaiaui dijo...

Hola!
Pienso que estos sentimientos sólo los entendemos los que estamos en la misma situación, padres que esperamos a que pase algo, a tener buenas noticias de nuestra ecai, a ver que se mueven las listas...
Pero cuando los días se hacen tan largos y no te preocupa nada más que el saber algo de tu futuro hijo, te sientes fatal y parece que los demás no lo ven, que no es importante.
Te entiendo muy bien, porque yo me siento mal muchos días y encima debo poner buena cara.
Espero que te animes y tengas buenas noticias pronto.
Un abrazo!