lunes, 11 de agosto de 2014

Segundo cumpleaños en familia.

El día 7 fue mi cumpleaños. El segundo que pasamos los tres juntos. Y el segundo que no me importa cumplir uno más. 

El día 6 me acosté feliz sabiendo que a la mañana siguiente tendría la sonrisa de mi príncipe como mejor regalo del mundo, pero lo que no podía imaginar es que podría existir uno más grande aún. Y es que, cuando amanecí, D. estaba esperando a que me levantara para venir corriendo, echarse en mis brazos y gritarme:

¡Felicidades, mami! ¡Te quiero mucho, mucho, mucho!

Y es que, aunque D. es un niño muy cariñoso, muchísimo, no suele decir esas cosas. Por eso, el regalo fue doblemente maravilloso...

Estoy deseando que llegue el próximo año.



No hay comentarios: