domingo, 17 de marzo de 2013

Cosas que no entiendo

Hoy, a dos días de celebrar el Día del Padre y cargando con una sinusitis que no se la deseo a nadie, he pasado el domingo reflexionando. Reflexionando sin querer, porque con este dolor de cara y esta dificultad para lograr que algo de aire me entre en los pulmones, no tengo la cabeza para pensar. Sin embargo, hay una duda que me ronda desde que me he levantado: ¿de verdad se puede querer más a un hijo biológico que a uno adoptivo? ¿De verdad alguien puede siquiera  pensar que sí?

Desde que en el trabajo he contado que tenemos asignación, algunos compañeros me han dicho que, ahora que ya hemos conseguido la adopción (como si ya estuviera todo hecho), debemos tener "uno nuestro". "¿Y por qué?" pregunto yo, "Pues porque es otra historia, porque es tuyo, tuyo, Porque lleva tu sangre y nace de ti". 

Sin palabras. Ante estos comentarios y estos razonamientos, me doy la vuelta y sigo a lo mío. Y claro, deduzco que me lo dicen porque quieren que experimente "el verdadero amor de madre". Y yo me pregunto: ¿es que este niño no va a ser "mío, mío"? Igual es que estoy confundida y va a ser de la vecina. O igual es, como he dicho antes, que no se puede querer de la misma manera. 

Mira que me extraña. No veo yo a esas mujeres que han sido madres biológicas y adoptivas haciendo diferencias. Me resulta un concepto tan antinatural que hasta me duele pensarlo. 

Pero, digo yo, ¿por qué me ponen esas caras de espanto cuando digo que no me hace nada de ilusión quedarme embarazada? ¿Estoy diciendo algo horrible?  Que si me quedo, me he quedado, pero ¿por qué no respetan mi decisión? A mí jamás se me ocurriría meterme en algo tan personal como esto. ¿Soy demasiado prudente o soy tonta directamente? Inevitablemente pienso en la frase aquella de que lo que verdaderamente nos hace mujer es la capacidad de parir. ¿Y las que físicamente no pueden, jamás podrán ser mujeres verdaderas? Se me envenena la sangre, de verdad. Y me pongo más enferma aún cuando la que me lo dice es una mujer. A mí me enseñaron a pensar antes de hablar. ¿No lo hicieron con nadie más?

"Es una experiencia maravillosa, tienes que probarlo" Como si me estuvieran ofreciendo conducir un Ferrari que, para mí, también sería una experiencia maravillosa, todo sea dicho. Que no puede ser comparable, vale. Pero ¿hay que quedarse embarazada para vivir experiencias inolvidables? 

A la próxima persona que me diga que después de la adopción tengo que tener un hijo "mío, mío" para poder "vivir una experiencia maravillosa" y "sentirme una verdadera mujer" creo que le voy a contestar lo primero que se me pase por la cabeza (y ya aviso de que no voy a ser nada gentil), y cuando me pongan cara de espanto diré: "ay, chica, perdona. Son las hormonas que, después de tres años de embarazo, ahora que estoy a punto de parir, las tengo ya alteraditas perdidas".

¿Le digo yo a la gente que tiene que adoptar? ¿Que después del hijo biológico tiene que comenzar una adopción? ¿Me meto yo en la vida de los demás en temas tan delicados y serios como la manera que cada uno elige o tiene de convertirse en padre? 

En serio, me encantaría que todo el mundo entendiera que, aunque no han crecido en nuestro vientre, han ido formándose en nuestro corazón. Y eso es suficiente. Punto.


9 comentarios:

Irdala dijo...

Olé, mi niña! Si no fueras hija mía te adoptaba ahora mismo.

annuska dijo...

hola cariño. bienvenida a la realidad. cuando empezamos este largo y costoso camino de la adopción todo el mundo dice que hay que tener paciencia pero cuando realmente necesitas paciencia es después de tener a tu peque en casa para no sacarle los ojos a más de un/a imbecil que andan por el mundo. además suelen ser los que te aconsejan las mayores burradas del mundo "por tu bien".

tú tranquila que todos hemos tenido que reducir un poquito la agenda de contactos a cuenta de ésto. hay gente que realmente no sabes como son hasta que llega este momento. lo que más duele es cuando oyes comentarios de ese tipo (o peores) de personas que incluso son o esperan ser padres/madres adoptivos, entonces es cuando ya no entiendes nada.

sabes que cuentas con todo nuestro apoyo pero en serio, una buena dosis de paciencia porque todavía te quedan muchas cosas por oir.

un beso fuerte

JOSE Y GEMA dijo...

Buenas Laura, yo como padre, te puedo decir que no encuentro diferencia ninguna en ser padre bio o adoptante, y no somos padres biológicos, pero lo que si te digo es nuestro embarazo, es mucho más común en la pareja, mucho más intenso en emociones y en tiempo que uno biológico, el amor que vamos guardando hasta llegar a tener a nuestro hijo es inmenso y la verdad es que yo no cambio esta forma de ser padre por ninguna otra. Animo y saludos desde Badajoz. JOSE

Anónimo dijo...

A mi me pasa lo mismo, y luego preguntan y tu marido que opina? Pues tu que crees... Si nos han dado el CI a los dos opinara lo mismo. No eres rara, yo tampoco veo nada emocionante en un embarazo. Al que pregunta eso hay que contestarle " igual algun dia tengo uno biologico,pero fijo que a ti no te dejarian nunca adoptar". Yuna

Anónimo dijo...

Al cuerno con esa gente!!!! no pierdas el tiempo en explicarles nada no merece la pena, pero da mucha rabia esos comentarios.
Yo no tengo hijo biológicos, pero dudo bastante que se pueda amar más de lo que la amo a ella, mi hija, un hijo es un hijo, da igual de donde venga, se le ama mas que a nada en el mundo.
Un abrazo
Elena

Eva y su peque bichito dijo...

Corazón, ni por un momento dudes de que se les quiere igual, se les quiere con el sentimiento arrebatador de una madre que ha luchado, esperado y desesperado por tener a su hijo en brazos. Madre. No hay más distinciones. Dudo que quisiera más a un hijo engendrado en mi vientre, dudo que quisiera a alguien más en el mundo como amo a mi hijo, ese sentimiento se aleja de todo lo conocido. Tampoco es instantáneo, crece conforme maduras en tu papel de madre. Es arrebatador.
Y como te han dicho, los comentarios hirientes vienen después, porque se dirigen directamente a el y esos cuesta digerirlos y aprender a pasar de ellos o esquivarlos.
Sobre todo lo viví los primeros meses, ahora tengo unas tablas que todo me resbala y a todo tengo respuesta, pero esa soltura la cogerás con tiempo y con la fuerza y garra que te da proteger a tu hijo de completos "imbéciles".... :-)

Eva y su peque bichito dijo...

Corazón, ni por un momento dudes de que se les quiere igual, se les quiere con el sentimiento arrebatador de una madre que ha luchado, esperado y desesperado por tener a su hijo en brazos. Madre. No hay más distinciones. Dudo que quisiera más a un hijo engendrado en mi vientre, dudo que quisiera a alguien más en el mundo como amo a mi hijo, ese sentimiento se aleja de todo lo conocido. Tampoco es instantáneo, crece conforme maduras en tu papel de madre. Es arrebatador.
Y como te han dicho, los comentarios hirientes vienen después, porque se dirigen directamente a el y esos cuesta digerirlos y aprender a pasar de ellos o esquivarlos.
Sobre todo lo viví los primeros meses, ahora tengo unas tablas que todo me resbala y a todo tengo respuesta, pero esa soltura la cogerás con tiempo y con la fuerza y garra que te da proteger a tu hijo de completos "imbéciles".... :-)

Jsarmon dijo...

Ni puñetero caso sobrina. ¿Acaso los dientes postizos de alguien no son suyos?, ¿cuantas preguntas de esas has oído?, yo muchas. Por supuesto que son suyos , o si no quien coooñ..los ha pagado. No hagas caso a los comentarios de gentuza que no sabe lo que cuesta tener un hijo adoptivo, que se piensa que es más difícil parir que luchar por un niño que en realidad es como si hubiese salido de tu vientre, además con mas dolor porque tu parto esta durando casi cuatro años y eso si que duele.
El te va a querer como a nadie en el mundo y va ha ser el niño mas feliz porque tiene unos padres maravillosos y unos abuelos encantadores, así que el que piense que no es sangre de tu sangre , que le den muy mucho.
Chaito guapa y se feliz.

Samaiaui dijo...

Yo he tenido un hijo de barriga y te aseguro que mi hijo del corazón está siendo mucho más esperado, y casi me atrevo a decir... deseado.
La espera es mucho más larga que nueve meses, y toda esa espera no hace más que acrecentar el amor que sentimos por esa personita a la que todavía no le hemos podido poner cara. Para mí no hay diferencia, los dos serán muy Míos, Míos!!!! A ver quien me dice otra cosa!

un beso