sábado, 6 de noviembre de 2010

Los niños


Hace tiempo compré por internet el libro "Corazones con esperanza". Es un libro solidario cuyos fondos recaudados serán donados a la Asociación Bautista "Shalomon Adonay" de Brasil, para la construcción de un hogar para los niños de la calle. El libro lo firman personas de diversas partes del mundo.

Adoro la lectura, probablemente es mi mayor placer, aunque en los meses de invierno rivaliza con mi adicción al chocolate (y últimamente con mis chicas del grupo!!!), por eso me pareció una idea genial poder colaborar con una causa tan necesaria mediante la compra de un libro.

Sinceramente, no me paré a preocuparme por el contenido. No esperaba una gran literatura ni una edición cuidada. Simplemente quise poner mi granito de arena. Y cuando lo recibí y comencé a leerlo, me sorprendió gratamente.

Como he dicho anteriormente, en él se recogen poemas escritos por autores de América Latina y España en general. Son de una dulzura impresionante. Aún no he terminado de leerlo. Lo hago a poquitos para saborearlo bien. Pero al comienzo, en la introducción, hay un párrafo que me ha llegado al alma. Quieroc compartirlo con vosotros, porque se trata de una gran verdad universal:


"Mientras un niño tenga el corazón afligido, la mirada perdida, los pasos cansados y las manos vacías, el mundo no estará en paz; porque un niño que llora es espina de la rosa y no se podrá cantar a la vida con entusiasmo ni un minuto más".

4 comentarios:

Marina Fligueira dijo...

¡Ay Laura! Que frases tan verdaderas, me llegan al corazón. Y yo que le canto a la vida y al amor. Y, no vivo ricamente no, me conformo y soy feliz con lo que soy y con lo que tengo. Pero si me duele el alma y sangra por dentro, por saber que hay niños en las calles, en las basuras buscando algo que llevarse a la boca, niños y no tanto, con la mirada perdida y sin un techo ni una cama donde dormir. ¡Es muy triste! Y, muchos somos los que tratamos de ayudar, pero no sé yo, si le llegará a ellos. Unos lo tienen todo y otros por no tener, no tienen nada. Está la riqueza mal repartida. Con tanto egoísmo... de, cuanto más tengo más quiero, así va el mundo loco- loco. Tiene un blog muy interesante. Felicidades. Un abrazo. Se feliz.

Ah!! Me podrías decir donde puedo conseguir el libro. Gracias.

VERÓNICA Y JOSÉ FCO. dijo...

Precioso sí señora, gracias por compartirlo, lo añadiré a mi lista, jjjj que ya es bantante grande. Besotes

Anónimo dijo...

Qué bonito!! Estas cosas llegan al corazón... Gracias por hacernos reflexionar de esta forma.
Raquel.

Laura dijo...

Marina, cuánta razón tienes. El mundo está muy mal repartido. Lo único que podemos hacer es ayudar. Claro, que si todos, absolutamnte todos los que podemos, ayudásemos un pelín, sólo un pelín, lo mismo hasta conseguíamos un mundo mejor!!! El libro lo compré entrando en el blog de Nieves Hidalgo (lo encontrarás en mi lista de blogs). En el buscador pones "escritores solidarios" y te llevará directamente a la noticia. Me alegro de que te guste mi blog y de que quieras colaborar con el libro. Un beso!

Vero!! uno más para nuestra biblioteca!! A mí casi no me caben ya!! jajaja

Raquelita!!! ME encanta leerte en mi blog. Gracias a ti por sacar un huequito para mí. Un beso!