martes, 16 de julio de 2013

¡Un día en el zoo Lion Park de Addis y la maletas preparadas!

La primera gran noticia es que hoy hacemos ¡CINCO días sin rabietas! Amagos tenemos muchos, pero todos se quedan en agua de borrajas. Es una maravilla, estamos contentísimos. Y con "estamos" me refiero a los tres, porque D. no hace más que bailar y cantar todo el día. Él también percibe que todo es alegría. Da gusto oírle reír.



En otro orden de cosas, ayer decimos ir a visitar el zoo de Addis. Para D. fue una experiencia maravillosa. Para nosotros, bueno, la experiencia fue disfrutar viendo al peque, porque a mí los animales me dieron mucha pena, ya que ninguno de ellos tenía más espacio para moverse que el que tenemos nosotros en la habitación del hotel. Pero D. lo absorbía todo, lo asimilaba, lo interiorizaba... Se asombraba con los leones (con los "ambasa", a los que yo siempre, torpe de mí, llamo "sambala" como la montaña rusa de Port Aventura). Miraba absorto cómo devoraban la comida, cómo rugían y movían la cabeza. Mi atracción fue él, sin duda alguna. 


En el mismo zoo, había una zona de atracciones y claro, después de ver su cara con los animales no podíamos renunciar al placer de verle experimentar las emociones de los "cochecitos" o de los todo-terreno con batería. 





Esta primera atracción estuvo bien, pero donde realmente disfrutó fue en el todo-terreno. Le encantan los coches grandes. Cuanto más grandes, mucho mejor. Y, claro está, "conducir" uno de su tamaño fue todo un privilegio.




Mamá hizo un auténtico esfuerzo y se preparó para subir en la noria. Menos mal que mi príncipe me ahorró el suplicio. Se ve que a él tampoco le apetecía. 

Rematamos la mañana en el zoo con una gran excepción, por ser un día especial: una MIRINDA entera para él solito.

De camino al hotel y con la tripa rugiendo como los ambasa, paramos en un restaurante hindú. Todo muy rico gracias a que lo pedimos sin picante. Y, de nuevo, D. fue el que más disfrutó: no le cambió la cara ni cuando probó una salsa que, ya en la distancia, picaba más que la tiña (jiji). Bueno, confesaré que mamá disfrutó también como una enana. Adoro la comida internacional. Lo pruebo todo y todo me gusta. Soy capaz de comer hasta reventar. 

La segunda gran noticia es que el vocabulario de D. aumenta cada día a pasos agigantados: "a la ducha", "así mejor", "en avión a Cuenca", "buenos días", "tines (por calcetines)", "chocolate", "zumo", "te/me gusta", "culete", "espera", "coche", "dónde está", "fenomenal". "aquí", "allí", "ahí", "arriba" y la que más le gusta: "D. guapo, muy guapo". En inglés ya dice: "sleep", "jacket", "good morning", "hello", "bye" y "thank you lunch" en lugar de "thank you very much".

Y la tercera gran noticia es que ¡VOLVEMOS A CASA! 

Esta mañana hemos llamado al representante y no nos ha cogido el teléfono, pero un poquito antes de las dos de la tarde, nos ha devuelto la llamada y se ha sorprendido de nuestra pregunta: "¿Qué sabes del pasaporte? ¿Cuándo vamos?" Supuestamente, su "maravillosa" secretaría, debería habernos dicho la semana pasada que tenemos hora para mañana. Si ya me caía mal antes, ahora no puedo ni verla. ¿Y si la tía se presenta mañana a recogernos y nosotros no estamos preparados? Ahora que lo pienso, ¿y si es su venganza por dejar llorar a D. la semana pasada? (voy a darle un voto de confianza y a creer que, simplemente, se le pasó).

El caso es que mañana a las nueve viene a por Marcos. Mientras tanto, D. y yo intentaremos cambiar el vuelo en la oficina de Ethiopian Airlines. Nos han dicho que si lo hacemos directamente con ellos ni siquiera tenemos que pagar las tasas, que a estas alturas ya son unos 200 euros. Si papá no tiene ningún problema en Embajada, a las 00.30 podremos coger el vuelo que nos llevará hasta Roma. Desde allí, un avión hasta Madrid y a las 11.30 pisaremos suelo español. 

Hemos estado fenomenal en Addis y, sin duda, será el viaje de nuestra vida, pero estoy convencida de que lloraré al pisar mi tierra. Y no lo digo solo porque ya tenemos ganas de volver. Es que, en ese momento, comienza la aventura real: el día a día en nuestra casa, con nuestra cultura, nuestras tradiciones (ya estamos pensando en la ropa de la peña de San Mateo y en el tambor de la noche de Turbas), la celebración de su primer cumpleaños con papá y mamá, la primera Navidad... Comienza nuestra verdadera vida en  FAMILIA. Comienza nuestra VIDA para siempre.




8 comentarios:

Irdala dijo...

¡Hija mía! luego quieres que no esté todo el mundo pendiente del blog, pidiéndote que cuentes más cosas y escribas más a menudo, pero es que tienes una forma de contarlo que engancha y emociona a la par. Vale, vale, será pasión de madre. Seguro que sí. Prepárate para ver lo que es pasión de abuela, ¡te vas a enterar! Y, hala, hala, rapidito a casa, que estoy loca por daros un abrazo enorme a los tres, aunque tus chicos me permitirán que el más grande te lo lleves tú. Por fin, Laura, por fin... Y aquí lo dejo porque me están cayendo unos lagrimones que parezco tonta de remate. Un millón de besos.

VERÓNICA Y JOSÉ FCO. dijo...

Jooo q me emociono al leerte Laura. Me alegro tanto q D ya esté dejando de lado las rabietas y q estéis tan felices. Q alegría ya mismo en casita y es q como nuestra cada ninguna. Ya me lo imagino con todas las cosillas q le conprasteis en ikea, va a disfrutar como nunca. Os deseo un bien viaje de vuelta y !!! A comenzar la verdadera aventura!!

Anónimo dijo...

Feliz viaje, al final os está esperando el comienzo del resto de vuestra vida y muchas personas que os queremos. Un beso enorme. Mamen

Almudena dijo...

Ay Laura, ¡me han encantado las fotos! Qué niño más guapo tenéis.
Enhorabuena por todo lo que estáis disfrutando junto al peque, esa visita al zoo ha debido ser fantástica.
Por fin de vuelta, que tengáis un buen viaje y le encante su nueva casa.
ME encantaría ver la cara que pone su familia cuando por fin os podáis reunir todos.
¡Felicidades familia!

Mari Gude dijo...

Tu madre llora cariño, pero tu tía también.Féliz viaje chicos,nos vemos pronto.Ah,cuando vuelvas no dejes de escribir!!!!!Miles de besos a los tres.

Nieves Hidalgo dijo...

¡¡¡Tengo unas ganas de achucharlo hasta que grite pidiendo clemencia, que ni te cuento!!! jajaja

Samaiaui dijo...

Muy buena, yo te he entendido a la primera lo de "rara, rara, rara". Lo he usado mucho también.
Muchas veces, la ironía forma parte de mi forma de hablar, pero con humor, eh.

Una pasada los avances en lenguaje de tu peque, y que bien os lo habéis pasado en Addis.
Estoy leyendo ésta entrada pero veo que se me ha acumulado el trabajo, y me quedan un par más.
Y eso que me paso a menudo.

Bueno. un besazo... voy a seguir leyéndote. Me encanta como escribes.

Samaiaui dijo...

Muy buena, yo te he entendido a la primera lo de "rara, rara, rara". Lo he usado mucho también.
Muchas veces, la ironía forma parte de mi forma de hablar, pero con humor, eh.

Una pasada los avances en lenguaje de tu peque, y que bien os lo habéis pasado en Addis.
Estoy leyendo ésta entrada pero veo que se me ha acumulado el trabajo, y me quedan un par más.
Y eso que me paso a menudo.

Bueno. un besazo... voy a seguir leyéndote. Me encanta como escribes.