sábado, 29 de junio de 2013

2ª entrada del día: No tiene precio



Que el peque esté durmiendo la siesta, se despierte en medio de una pesadilla, yo sea capaz de saltar de la silla a la cama en 0,0 segundos, diga "mami" y me eche los brazos al cuello, busque la mano de papá y no la quiera soltar, ES MARAVILLOSO.

Que todo esto ocurra en tan solo tres días de convivencia y después de habernos medido tras una rabieta por la mañana, NO TIENE PRECIO.

1 comentario:

VERÓNICA Y JOSÉ FCO. dijo...

Ayyy me lo puedo imaginar es fantástico!!!